Rejuvenecimiento facial. Lo último en medicina estética

A partir de los 35 años empiezan a aparecer notables señales de envejecimiento facial: se pierde elasticidad y turgencia, disminuye el grosor de la piel, aumentan y se profundizan las arrugas.

Actualmente gracias al avance en medicina estética existen diversas técnicas (algunas invasivas) que previenen, atenúan o tratan los signos del envejecimiento facial permitiendo así prolongar la juventud de tu piel.

Si estás pensando en hacerte algún tratamiento en rejuvenecimiento facial echa un vistazo a los tratamientos más actuales y según tu caso descubre cual es el que más te conviene.

♦ Deshidratación

 

  • Mesoterapia facial multivitamínica

    Mejora la textura y la calidad de la piel aportando hidratación y nutrición extra. Se produce un efecto flash inmediato de luminosidad en la piel. La combinación de vitaminas se aplica mediante mesoterapia, es decir microinfiltaciones en la piel con una aguja muy fina. Lo ideal es realizar un tratamiento intensivo de tres sesiones, y luego seguir con un mantenimiento anual. Recomendado a personas jóvenes a partir de 25 años que comienzan a mostrar los primeros signos de envejecimiento cutáneo.

  • Plasma rico en plaquetas (PRP)

    Es un tratamiento en auge. Se extrae sangre del propio paciente, se centrifuga y enriquece y luego se inyecta en el rostro. Estas inyecciones de plasma rico en plaquetas además de hidratar producen una regeneración de la piel mediante la estimulación del colágeno. Potencia la renovación celular y mejora el aspecto de la piel. El resultado es una piel más firme, sana y radiante.

plasma- bellezacool.com
Imagen de http://www.drhambacuan.com/

♦ Manchas

 

  • IPL o luz pulsada

    Es un tratamiento no agresivo que consiste en la emisión de pulsos de luz sobre la zona a tratar. También conocido como fotorejuvenecimiento facial además de eliminar manchas también trata alteraciones vasculares (rojeces, telangiectáseas, rosácea), poros dilatados e incluso arrugas poco profundas. Los resultados son visibles desde la primera sesión, el tono de la piel es más uniforme y luminoso.

 

  • Láser

    El calor generado por el láser, aplicado por fototermólisis selectiva, destruye las células con exceso de pigmentación. Este tratamiento también se utiliza para la eliminación de ojeras, verrugas, lunares, puntos rubí, psoriasis, tatuajes, léntigos solares, queratosis actínicas, etc. Es una técnica mínimamente invasiva que desmuestra alta efectividad en sus resultados.

 

♦ Arrugas dinámicas

 

  • Botox o toxina botulínica

    Es una proteína purificada que produce una relajación temporal, no permanente, de los músculos donde se aplica. La técnica consiste en la infiltración de la toxina botulínica en el músculo de la zona que se desea tratar con el objetivo de inhibir el movimiento del mismo. Suaviza las arrugas de expresión del tercio superior del rostro: frente, entrecejo y patas de gallo.

 

♦ Arrugas estáticas

 

  • Mesoterapia facial con ácido hialurónico

    Atenúa las arrugas y aporta volumen. Esta técnica consiste en rellenar las arrugas mediante pequeñas infiltraciones de ácido hialurónico.  Los resultados son inmediatos y suelen durar entre  9 y 12 meses pudiendo verse alterados en función de la edad, del grado de envejecimiento cutáneo y del estilo de vida.

Imagen de http://www.clinicarenacimiento.com/
  • Biolifting

    También conocido por el nombre comercial Radiesse, se trata de un tratamiento de relleno de hidroxiapatita cálcica, un componente que se encuentra en nuestro organismo, dientes y huesos. Es el tratamiento más rápido e indoloro para corregir las arrugas de expresión y los pliegues faciales. Además de aportar volumen produce un efecto tensor. Al ser un producto biocompatible es también biodegradable por lo que no hay riesgo de reacciones alérgicas.

 

♦ Pérdida de volumen, flacidez

 

  • Bioplastia

    Actualmente es la alternativa más demanda. Se trata de una técnica de rejuvenecimiento facial no invasiva que remodela el rostro sin cirugía, sin dolor y sin dejar cicatrices. Incluso permite modificar detalles de nuestro rostro que no nos gustan. Consiste en implantar materiales de relleno – temporales o permanentes – compatibles en determinadas zonas del rostro para rellenar y levantar rasgos y volúmenes, especialmente se suele aplicar en pómulos y nariz.  El resultado es un efecto lifting en rostro, cuello y escote.

  • Hilos tensores

    Los más utilizados son los de ácido poliláctico, un material reabsorbible que el cuerpo va eliminando progresivamente. Los hilos tensores se inyectan en la piel a nivel intradérmico, es decir, entre la piel y el músculo, trazando una especie de red o malla. Una vez inyectados van a producir un efecto de estimulación del colágeno, lo que se traduce en un efecto de sujeción, elevación y firmeza de la piel. El protocolo puede ir acompañado de carboxiterapia.

Imagen de http://www.hilostensores10.com/
  • Carboxiterapia

    Esta técnica consiste en inyectar en la dermis pequeñas cantidades de dióxido de carbono para mejorar la microcirculación y la flacidez de la piel. Al oxigenar los tejidos se produce el consiguiente aumento en la producción de colágeno y fibroblastos incrementando la elasticidad de la piel.

  • Radiofrecuencia 

    Se trata de ondas electromagnéticas de alta frecuencia que producen calor en la dermis para reestructurar las fibras de colágeno y generar nuevas, lo que mejora la elasticidad cutánea y reduce arrugas. Se utiliza en personas con leve a moderada flacidez de los tejidos faciales y está especialmente recomendado para mejorar el contorno facial, combatir la flacidez del cuello, reafirmar la piel de los párpados y mejorar las bolsas y ojeras. Los resultados son visibles a partir del primer mes.

Si te gustó, compártelo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario